domingo, 29 de julio de 2012

Reservistas Puertorriqueños

Se preparan 60 boricuas para enfrentar un ataque nuclear

WASHINGTON - Alrededor de 60 soldados puertorriqueños de la unidad 311 de Asuntos Mortuorios iniciaron ayer en Indiana su participación en el ejercicio Respuesta Vibrante del Comando del Norte del Ejército estadounidense, como parte del cual responden a un ataque nuclear simulado en contra de Estados Unidos.  

La movilización de los soldados de la Reserva
en casos de desastres naturales y emergencias
pudiera ser más significativa en el futuro.
Entre los militares boricuas, que forman parte de la Reserva del Ejército y tienen su base en el municipio de Aguadilla, hay veteranos de las guerras de Afganistán e Irak. Como grupo, la unidad llegó al Pentágono 72 horas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En caso de una emergencia nuclear en Estados Unidos, los reservistas están en el cuarto escalón de la línea de respuesta detrás de los policías, bomberos y guardias nacionales.


 
El ejercicio que comenzó ayer en la madrugada se desarrolla en el campamento Atterbury de Indiana, donde se ha recreado el tétrico y caótico ambiente que pudiera verse después de un ataque nuclear: edificios destruidos, escombros, fuego, y humo, así como cerca de 350 maniquíes y 300 actores que representan a las víctimas.

La tarea primordial de los militares puertorriqueños es entrenarse en el proceso de recoger cuerpos, partes de cuerpos, artefactos personales, catalogar todo lo recuperado y preparar los cadáveres, “para que sean devueltos de forma honrosa a sus familias”, dijo el mayor Carlos Cuebas, portavoz de la Reserva del Ejército en el Fuerte Buchanan.

El Ejercicio Respuesta Vibrante persigue probar el nivel de preparación de las Fuerzas Especializadas del Departamento de Defensa que coordinan la respuesta a incidentes químicos, biológicos, radiológicos y nucleares, como apoyo a las autoridades civiles locales, estatales o federales.

Fuente: elnuevodia.com
Publicar un comentario