sábado, 10 de marzo de 2012

Reserva del Ejército de EEUU en Puerto Rico

Mujeres Reservistas 

Tanto la sargento Álvarez, como la especialista Hernández, quien se encuentra destacada en Afganistán, aseguran haberse ganado el respeto y confianza de sus compañeros en una carrera tradicionalmente dominada por los hombres, como lo es la rama militar.

En una demostración de que las mujeres continúan abriéndose espacio en múltiples facetas e influencian en la sociedad, aproximadamente 500 féminas forman parte de las filas de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico como soldados asignados.

De estas, 50 por ciento son oficiales y el otro 50 por ciento son enlistadas.

Aunque ese cuerpo militar desde sus inicios -hace 90 años- ha contado con las mujeres, su presencia ha aumentado a partir de años recientes. La observación proviene de la Sargento Primera Clase (SFC) María de los Ángeles Álvarez, quien en sus 22 años de servicio en la Reserva del Ejército de los Estados Unidos ha visto los cambios en la forma en que las mujeres se perciben y echan atrás el temor social del qué dirán.

Álvarez, natural de Carolina, destacó el reto que representa pertenecer a la milicia, más que por ser mujer, por la naturaleza de la carrera en la que optado desarrollar su liderazgo y capacidades.

La sargento a cargo de entrenamiento y logística en la Unidad 430 de la Compañía Quarter Master (QM) tiene a su cargo 122 soldados.

“Aquí todos somos iguales. A nivel de adiestramiento y cuando nos van a promover estamos al mismo nivel que un varón, tenemos que llegar a los mismos resultados estándar que ellos”, expresó.

Aseguró que en términos de salario las mujeres reciben igual paga que un hombre en la misma jerarquía de mando. Para ascender deben pasar pruebas físicas y obtener grados académicos que les sirven como créditos civiles.

“En toda mi carrera nunca he tenido que sufrir algún tipo de discrimen porque yo sea mujer. Creen mucho en nosotras, nos apoyan y tenemos una voz. Inclusive, yo no soy la única que estoy en posición de liderazgo. Hay First Sergeant (primer sargento), Company Commander y Mayor”, sostuvo.

La alta oficial, quien tiene un grado universitario en Administración de Empresas con concentración en Gerencia, está a cargo del adiestramiento individual de los soldados y de las unidades así como de la logística detrás de una misión. También funge como la primera sargento de la unidad en calidad de asesora (Senior Advisor) para el comandante de la unidad.

“Básicamente una de las bases en el Army es el trabajo en equipo hombres y mujeres. Traemos el conocimiento y la experiencia para lograr que la misión sea efectiva”, manifestó.

Destacada en la misión en Irak desde el 2004 hasta el 2005, estableció programas para que los soldados lograran avanzar en la carrera militar. Estando en un país de marcada diferencia cultural, dijo que aunque no tuvo contacto directo con las mujeres iraquíes, sintió su aprobación en las miradas. Sin embargo, cuando los hombres tenían que dialogar con ella, se dirigían a los soldados varones que estaban a su lado. Luego se acostumbraron y comenzaron a hablarle.

Asimismo, la especialista Lizette Hernández intenta crecer en la milicia y en lo que ve sus aspiraciones materializarse, ya cuenta con el reconocimiento de sus compañeros. Hernández se encuentra en Afganistán junto a la unidad 215 de la Policía Militar. Su labor es similar al que se realiza en las Aduanas, explicó en conversación telefónica por Internet.

“El Army me ha ayudado a ser una mujer más fuerte de lo que era, puedo valerme por mí misma y ser independiente. Me ha ayudado completamente, a estudiar a conseguir trabajo y a ser un mejor ser humano”, señaló.

En nueve años ha sido movilizada en cuatro ocasiones, dos de ellas a Afganistán y a Irak y Alemania. Tomó el examen a los 17 años y a los 18 firmó con la Reserva del Ejército. La especialista desea graduarse de enfermería cuando regrese a Puerto Rico lo que abonaría en los requisitos para su promoción.

Fuente: vocero.com
Por Carmen Milagros Díaz
Publicar un comentario