lunes, 13 de febrero de 2012

Reservas de la OTAN

Se considera como una opción seria en muchas misiones

Las reservas son fuerzas compuestas de diversas categorías de personal movilizable que no son habitualmente empleados en el servicio militar a tiempo completo. El personal, voluntario o ex militar profesional, puede ser asignado a unidades organizadas y/o servir individualmente en unidades regulares.

Los países de la Alianza están haciendo un uso extensivo del personal de la reserva en unidades de apoyo a las misiones de la OTAN. La operatividad general de la Alianza se deriva no sólo de la disposición y uso de sus propias fuerzas activas, sino también de la disponibilidad de sus reservas. La actuación de las reservas, ya sea para misiones de la OTAN o para recibir formación continuada, depende en gran medida de la política nacional, de la legislación y de varios factores sociales, tales como el estímulo, la ayuda de la familia, la actitud de la comunidad y la del empleador, cuyo apoyo y empuje son vitales.

Varias naciones de la Alianza han reducido considerablemente sus fuerzas regulares y, en algunos casos, el servicio militar ha sido o está siendo suspendido. La tendencia general en los países de la OTAN, de reducir las fuerzas regulares, aumenta la importancia de las fuerzas de reserva en la organización atlántica. A medida que la importancia de la contribución que hacen los reservistas continúa creciendo dentro de la Alianza, esta trata de captar, comprender y aprovechar mejor su potencial inherente.

La mayoría de los países de la OTAN hacen un llamamiento a la utilización de las reservas como parte de su capacidad militar nacional. Las reservas de una nación pueden estar compuestas por diversas categorías de personal o unidades reservistas que se movilizan según sea necesario. El reservista normalmente, en el servicio a tiempo completo, se puede llamar con carácter temporal a las actividades militares. Pueden ser voluntarios o exmilitares profesionales. Los países de la OTAN tienen diferentes enfoques sobre la estructuración de sus fuerzas militares y basándose en su propia legislación y el sistema de la reserva, los ciudadanos tienen la alternativa de servir de forma voluntaria u obligatoria.

Dependiendo de las necesidades nacionales, las reservas pueden ser desplegadas con las fuerzas regulares en un teatro de operaciones. Los reservistas también se pueden utilizar de forma individual y / o colectiva para llevar a cabo las funciones regulares implementados en un diseño de operaciones. Según la política de cada estado se pueden formar unidades con el personal de reserva o las unidades de reserva pueden ser completadas con militares regulares.

Los reservistas pueden sustituir al personal en activo o reforzar las unidades militares activas. Las unidades de reserva pueden sustituir o reforzar las unidades activas en las misiones de la OTAN alcanzando previamente la preparación necesaria. Los programas de capacitación para la formación individual y colectiva que permiten a las reservas superar una optima cualificación se basan en conocimientos académicos y experiencias programadas, que siguen siendo responsabilidad exclusivamente nacional.

Varios países de la OTAN han empleado reservistas, en misiones nacionales e internacionales, integrados junto con el personal regular. Actualmente, los reservistas están participando en apoyo humanitario y otras operaciones de paz.

Para el personal en unidades desplegadas o en apoyo a la bases, el entorno operativo ofrece una escuela muy valiosa de experiencia tanto para el personal profesional o regular como para el de reserva. No hay sustituto para la experiencia adquirida en el campo real de operaciones.

Las reservas militares de la OTAN han sido, y seguirán siendo, un elemento importante de la Alianza. Aportan a la OTAN una capacidad militar significativa y una visión muy útil a la sociedad civil. Con el creciente papel de estos ciudadanos-soldados, la OTAN y las Fuerzas de Reserva pueden mejorar el cumplimiento de las misiones de la organización del Atlántico Norte. Esta política promueve mejoras en la formación de los reservistas, ofrece la oportunidad de participar en operaciones de paz y promueve programas de empresa y apoyo en el pleno reconocimiento de las responsabilidades nacionales en todas estas áreas formativas y operativas.

Fuente: reservistas-voluntarios.blogspot.com
Publicar un comentario